Amy de dama de honor y Sheldon de “madre” en los dos nuevos capítulos de Big Bang

Celia Soriano Gomis

En el primer capítulo de este jueves en Neox, Amy nos muestra su lado más sensible y femenino. Todo comienza con una reunión en casa de Leonard. «Chicas, por favor, antes aquí celebrábamos reuniones de intelectuales. La conversación ha decaído, y no estoy mirando a nadie… Penny», suelta Sheldon, que sugiere temas de conversación «elevados» como el colisionador de partículas. Después de ver esto, las chicas se van, hasta Amy.

En la siguiente escena vemos a los chicos en la universidad junto con Amy. La científica está estudiando la enfermedad de las vacas locas y deja encima de la mesa donde están comiendo el refrigerador con muestras de tejido mientras muestra su entusiasmo por darle esa muestra al ratón de laboratorio que lleva tiempo mordiéndola. Sheldon sigue con su muestrario de temas de conversación aburridos… tanto que Leonard pregunta cuánto tiempo tardará en matarlo la enfermedad de las vacas locas. Al final decide no contagiarse porque cinco años es demasiado tiempo aguantando a Sheldon… Durante la comida, Bernadette, la prometida de Howard, le envía a su novio fotos de vestidos de damas de honor. De esta manera, Amy se da cuenta de que las chicas han ido de compras sin ella.

Esa misma noche, queda claro cuánto le ha afectado esto a Amy. Leonard está jugando a ser un jinete en la Wii porque necesitaba «aire fresco» cuando aparece Sheldon preocupadísimo. El físico teórico ha intentado contactar con Amy de todas las maneras posibles (Facebook, Twitter, Skype… y un sinfín de nombres más), excepto por teléfono, claro, y ella no responde. Los dos amigos deciden ir a buscarla a su casa. Sheldon menciona que hay un lince suelto por la zona y Leonard le pregunta si está pensando que el felino se ha podido comer a Amy. Por lo visto Sheldon lo soltó sin ninguna otra intención que comentarlo porque se sorprende ante lo que sugiere su amigo. Como es natural en él, se obsesiona con el tema. «Vale, olvida el lince», concluye Leonard. «¿Cómo voy a hacerlo si no paras de hablar de ello?», responde Leonard. en fin, un diálogo de besugos en toda regla, pero tiene su gracia.

Cuando llegan al piso de Amy, la descubren llorando y tocando canciones sentimentales («Everybody hurts») en el arpa. «Está llorando, esto no me gusta, vámonos, Leonard», sugiere en un primer momento Sheldon. Ella le cuenta el asunto de los vestidos. Sheldon razona: «Cuando ellas vinieron a tu casa… ¿se te olvidó darles una bebida? Porque igual es por eso». Amy necesita «calor humano». Hacen una negociación sobre la forma de contacto que el científico no desea de ninguna manera (porque ya sabemos que él es así). La última oferta es un abrazo. Les lleva un rato pero al final lo consiguen.

Al día siguiente, en la cafetería de la universidad, Raj le comenta a Leonard que está pensando en dejarse algo interesante como una pipa, un monóculo o un gran bigote. Leonard le responde: «¿Para todas esas chicas que buscan al indio del Monopoly?». Entonces llega Sheldon y les pide que pongan a sus chicas en su sitio. Tuvo que quedarse consolando a Amy y oyendo música de arpa y no pudo dedicar la noche a la teoría de cuerdas.

Sheldon: “¡poned a vuestras chicas en su sitio!. Fuente http://www.cbs.com

Penny y Bernadette acaban por pedirle disculpas a Amy en su laboratorio. Ella dice que no pasa nada, que ya puede dejar de fingir que «una chica guapa y su amiga más o menos mona» (y esto lo dice delante de ambas) son sus amigas. Más tarde, Amy llama borracha desde la puerta de una licorería a Sheldon. Tienen que pasar a recogerla. «Leonard, alégrate de no tener pareja, son un latazo», se queja él. Los dos científicos llegan hasta ella, que les saluda como «Sheldon y mini Leonard», y se la llevan a rastras. La situación autodestructiva de Amy termina cuando Bernadette arregla las cosas pidiéndole que sea dama de honor en su boda. La neurobióloga se emociona: «nunca había sido dama de honor. Bueno, sí, pero se murieron todos». Aunque sepa mal decirlo, Bernadette y Penny han cometido un grave error porque Amy se pasa el día en el probador actuando como una reportera de Callejeros.

Amy acepta ser dama de honor. Fuente http://www.cbs.com

En el siguiente capítulo, Penny y Leonard, que antes eran pareja, redefinen su relación de amigos «sin derecho a roce», pero que todavía pueden salir juntos a solas. Su decisión de salir juntos surge mientras están subiendo las escaleras. Ella le pregunta por sus planes para esa noche: ver Star Wars en Blu-Ray. «No habéis visto mil veces esa peli ya?», pregunta Penny. «No, en Blu-Ray no. En Blu-Ray solo dos veces…», le responde Leonard. Finalmente, el científico acompaña a Penny al cine, aunque duda de si eso se puede llamar cita.

Mientras tanto, un pájaro en la ventana del piso. A Sheldon le aterrorizan los pájaros: «se llama ornitofobia. Algún día será reconocido como un miedo real y el casero tendrá que poner una rejilla gigante en la fachada. Y será un fastidio porque me dan miedo las rejillas». Leonard se prepara para su cita y le pide ayuda a Sheldon, pero él está muy ocupado intentando echar al pájaro. Leonard le sugiere que lo ignore. «Claro, lo que quiere es que le preste atención», admite su amigo.

Sheldon termina por llamar a control de animales y, como era de esperar, no se lo toman en serio: «no, el pájaro no está en mi casa, si lo estuviera, llamaría a emergencias. Perdone, a usted seguro que le asustan millones de cosas: estar estancado en un puesto de funcionario público, que su mujer le deje por estar estancado en un puesto de funcionario público, las arañas…».

Entretanto, en el cine, Penny quiere ver una película de Jennyfer Aniston y Leonard, un documental sobre presas. «Pero yo quiero ver la peli de Jennyfer Aniston porque sale Jennyfer Aniston, y no salen presas», medita la rubia. Normalmente siempre consigue lo que quiere, pero esta vez Leonard impone su decisión porque sabe que solo van como amigos. Además, cada uno paga su parte porque «no es una cita».

Leonard no va a invitar a Penny esta vez. Fuente http://www.cbs.com

En el piso de Leonard, continúa el drama del pájaro, que está atrasando el visionado de Star Wars. «Si no nos damos prisa, George Lucas va a cambiarla otra vez», se queja Howard. Sheldon justifica su fobia a las aves con unos cuantos ejemplos clasificados por orden cronológico. El más gracioso es que una hurraca intentó robarle el corrector de los dientes. Pretenden ahuyentar al que está en la ventana con un «rayo de la muerte», pero solo consiguen romper los cristales.

La «cita» de Leonard y Penny sigue. Él dice que en el fondo el documental ha estado bien porque ella lloraba al final, cuando la gente tenía que abandonar sus casas. Penny responde: «lloraba porque ellos podían irse y yo no». Ambos acaban ligando con otras personas en el bar, pero nada les sale bien porque se humillan mutuamente («¿sabe Laura lo de tu inhalador para el asma?», ataca ella. «Deletrea asma», responde él), y vuelven juntos y humillados a casa.

Al cabo de un tiempo, Sheldon se llena de valor y sale con un casco de cyborg y una escoba a por el pájaro, pero al final lo que consigue es que vuele dentro… y se pose justo en su sitio del sofá. Es una auténtica crisis y se ve obligado a llamar a Amy y Bernadette para que saquen el animal de casa. Bernadette coge al ave, que se posa tranquilamente en su brazo. Es un encanto y está domesticado. El científico se acerca poco a poco a saludar al pájaro. Cuando lo toca, se emociona: «lo he conseguido… ahora échalo al retrete».

Sheldon supera su miedo a las aves con Bernadette. Fuente http://www.cbs.com

Sheldon al final se hace íntimo del pájaro, incluso se hace fotos con él, y se lo piensa quedar. Bernadette dice que habría que poner carteles porque parece de alguien. Él sugiere una frase para los carteles: «¿este pájaro es suyo? Porque ahora no». Pero esta relación de amor no dura mucho porque el animal se va por la ventana. «¡No, vuelve! ¡Ya he comprado diez kilos de alpiste en Amazon! ¡Vuelve estúpido pájaro, yo te quiero!», grita el científico desesperado.

Para cuando vuelven Penny y Leonard, ya hay carteles de «Se busca» de Sheldon con el pájaro. Leonard le dice a su compañero de piso que ha tenido una noche muy rara. «La mía ha sido estupenda. Voy a ser mamá», contesta Seldon mientras le enseña el nido de su exmascota. Os dejo un vídeo que muestra la relación entre Sheldon y el pájaro, y el disgusto que se lleva él cuando éste sale volando:

Enlaces de interés:

The Big Bang Theory en Neox

The Big Bang Theory en CBS

Publicado el noviembre 9, 2012 en The Big Bang Theory y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: