Caperucita Roja vive en Storybrooke

Caperucita Roja – Ruby

En el cuento de hadas, Caperucita Roja vive con su abuelita en un casita situada en el bosque. Ella está enamorada y quiere escaparse con el amor de su vida. Sin embargo, Caperucita Roja no conoce su verdadera identidad. Por el bosque ronda un peligro que acecha a todo el que se atreve a pasar por allí. Se trata de un lobo poderoso y letal. Su abuelita nunca le dejaba salir de noche para protegerla del lobo.

Caperucita Roja en Érase una vez.

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué es tan importante para Caperucita Roja su caperuza? En el cuento tradicional el motivo es un regalo de su abuelita para que no tenga frío; pero en Érase una vez la razón es mucho más poderosa: es una caperuza mágica que protege a Caperucita Roja de su verdadera identidad, el lobo feroz. Sólo la abuelita y, más tarde Blancanieves sabían de la verdadera naturaleza de Caperucita.

Caperucita Roja después de convertirse en lobo.

Esta la descubrió cuando una noche intentaba huir con el amor de su vida. Para ello, Blancanieves se metió en su cama con su caperuza haciéndose pasar por Capertucita Roja. Cuando la abuelita lo descubrió le contó su secreto a Blancanieves y las dos salieron a buscarla. La encontraron, pero ya era demasiado tarde: se había convertido en lobo y había matado al joven que la acompañaba. Por este crimen, no tuvo otra opción que huir de allí. Estoy segura de que nunca más se olvidaría de su caperuza mágica.

En Storybrooke, su alter ego se llama Ruby. Es una joven que trabaja en la cafetería de su abuelita. Un día ella se enfada con su abuelita y deja la cafetería. Con la moral por los suelos, acude a Emma para que le ayude. Esta la contrata como asistente para investigar la muerte de Katheryn. Así, Ruby descubre que sabe seguir el rastro de los olores como si tuviera olfato de lobo. De esta manera, encuentra supuestamente el corazón de la desaparecida.

Ruby discute con su abuelita. Fuente: Antena 3

Sin embargo, se da cuenta de que su sitio está con su abuelita porque la necesita. Además, cuando se reconcilian la abuelita había puesto la cafetería a su nombre para cuando ella faltara. Así podemos decir que un cuento, de momento, acabó bien.

Publicado el noviembre 14, 2012 en Erase una vez.... Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: