‘Padre de familia’, la serie más transgresora

Irene Calvo Sanchis

Posiblemente no nos aferremos a nada con más fuerza que a la concepción del mundo que esbozamos en nuestra mente, prueba de ello es que en el día a día corroboramos que no es tarea fácil ni desmontar nuestros esquemas, ni destrozar los prejuicios, aun cuando se tiene voluntad. Por eso, entiendo que Padre de familia no sea santo de la devoción de muchos y diversos sectores de la sociedad.

Padre de familia cuenta la vida de la familia de Los Griffin. Se trata de una serie de animación que, a veces con un punto irónico y un humor absurdo, incluso a veces con una sátira descarada, critica la sociedad y cultura estadounidense.

Personajes principales de ‘Padre de familia’. Fuente:seriespepito



Los personajes principales son Peter Griffin, el padre de la familia, un hombre en la línea de Hommer Simpson (bastante simple, vamos); Lois Griffin, la madre, ama de casa, pone el punto de cordura; Megg Griffin, la hija mayor, típica adolescente que busca la popularidad pero que, lejos de alcanzarla, es una joven poco integrada; Chris Griffin, un niño bastante ingenuo, una versión joven de Peter Griffin; Stewie Griffin es un bebé que piensa y traza planes (conquistar el mundo) y que profesa un profundo odio a su madre y Brian Griffin, un perro que es mucho más que la mascota, habla y piensa más razonadamente que cualquier otro miembro de la familia.

Con esta clase de personajes la primera burla va dirigida a los roles y comportamientos de la familia (dice mucho que el perro sea la figura más sensata). A través de la familia se critica la adolescencia insufrible y superficial, el conformismo de la mujer relegada al hogar y un referente paterno que pese a ser bebedor y tener comportamientos infantiles se erige como la pieza central de la familia.

Pero la familia en sí no es el único pilar que se derriba. Caen los hábitos culturales, las tradiciones heredadas, la religión y la estructura social y económica. En el siguiente vídeo hay algunos ejemplos de esto. Se parodia al mítico Chuck Norris, a Spiderman, a la película de Náufrago o a Pinocho. Se critica el sacrificio de los animales, a Dios, el creacionismo, el eufemismo de la cigüeña que trae los bebés y la filosofía. Se critica incluso el modelo de empresa estadounidense globalizada, como McDonald’s o Cheetos.

La verdad es que las sátiras pueden resultar ofensivas (confieso que a mí, a veces, me lo parecen), sin embargo, al margen de eso, creo que es difícil parodiar sin herir ninguna sensibilidad. La transgresión de Padre de familia desde luego no deja indiferente a nadie y es evidente que invita al telespectador a cuestionar sus verdades más arraigadas, algo que, sin duda, es muy positivo.

Publicado el noviembre 18, 2012 en Padre de familia. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: