‘Fenómenos’ no es ningún fenómeno de serie

Irene Calvo Sanchis

El martes 27 de noviembre se estrenó en Antena 3, parece ser que con una alta cuota de audiencia, el primer capítulo de la serie Fenómenos. Es verdad que con un episodio de vida no es cuestión de sentenciar el futuro de la comedia, pero, desde luego, el estreno estuvo muy lejos de satisfacer mis expectativas. Tratándose, como se trata, de una serie española tampoco es que esperara un gran guión, pero el elenco de actores (Alejo Sauras, Raúl en Los Serrano o Ana Polvorosa en Aída) con el que cuenta la comedia me hacía pensar que podía esperar algo similar a esas otras sitcoms de cierto éxito que han protagonizado, no peor.

Al parecer ‘Fenómenos’ es un programa de radio sobre fenómenos paranormales de la emisora Onda Futura, que estrena nueva dueña. La crisis económica afecta también a la emisora. Entre recortes y ajustes, Onda Futura se inclina por ofrecer una programación de puro entretenimiento y espectáculo (deciden enterrar vivo a un periodista de la plantilla para ganar audiencia), sin ninguna profesionalidad y rigor periodístico para salvar la emisora. Por supuesto, también veremos relaciones sentimentales.

Personajes de 'Fenómenos'. Fuente:notengounduro.org

Personajes de ‘Fenómenos’. Fuente:notengounduro.org

De la serie me gusta la crítica a los medios de comunicación del todo vale por la audiencia, me gusta la crítica al ego excesivamente subido de periodistas que no son ni siquiera estrellas mediáticas, me gusta la burla a la superficialidad y la burla a la situación a la que ha llevado la crisis a excelentes profesionales con una gran trayectoria que ahora se ven obligados a formarse en otro sector con la esperanza de poder acabar siendo un simple becario. De todo esto tenemos en la serie, pero con un estilo francamente  mejorable. Hay demasiadas situaciones exageradamente caricaturizadas que rozan el punto infantil, lo que resta muchísima calidad (creo, sinceramente, que el personaje de Martín, paranoico y obsesionado con los ovnis, está de más).

Por otro lado, hay situaciones machistas (por ejemplo, la llegada de la nueva dueña de la emisora, una exmiss que ha llegado a ser empresaria por un braguetazo) que como han sido ya tan utilizadas para hacer humor, resultan poco innovadoras y sorprendentes para el espectador, o al menos requieren más ingenio para que consigan divertirnos.

Con lo que hemos visto hasta ahora, no le puedo augurar una larga continuidad y éxito a la serie. Habrá que esperar a la emisión de los próximos episodios y, como siempre, el tiempo dirá.

Publicado el diciembre 1, 2012 en Fenómenos y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: