“Una princesa forjada en el calor de la batalla”

Irene Calvo Sanchis

“Poderosa, pasional y peligrosa, una princesa forjada en el calor de la batalla”. Efectivamente, hablamos de Xena, la princesa guerrera.

Hace ya unos cuantos años que ha desaparecido de la pantalla. Más bien, lo que quiero decir en realidad es que hace ya mucho de aquellos tiempos en los que la 2 nos amenizaba las mañanas con una ristra de series para adolescentes: Dawson Crece, Popular y Xena, la princesa guerrera. Es esta última la que rescatamos del recuerdo hoy.

Xena y Hércules. Fuente: http://xenathewarrior.xena.yuku.com/

Xena y Hércules. Fuente: xenathewarrior.xena.yuku.com/

Para quien no lo sepa -porque posiblemente habría estado haciendo algo mejor por aquellos tiempos- Xena, la princesa guerrera (Lucy Lawless, que, por cierto, es mujer del director de la serie, Sam Raimi) es un spin-off de la serie mitológica Hércules. La serie relataba las aventuras de la protagonista, una guerrera con un pasado oscuro que ahora se redimía de sus pecados con buenas acciones y tomando la senda del bien. Junto con Xena, aparecía su intimísima amiga Gabrielle (Renée O’ Connor), una joven inocente que con el paso del tiempo pierde la ingenuidad y llega a ser la reina de un clan femenino guerrero, las Amazonas.

Gabrielle, reina de las Amazonas. FUente: http://sirenasasesinas.wordpress.com/tag/gabrielle/

Gabrielle, reina de las Amazonas. Fuente: sirenasasesinas.wordpress.com/tag/gabrielle/

Como uno de esos cursos de “aprende idiomas fácil”, la serie servía al espectador para iniciarse de una manera sencilla y entretenida en el conocimiento de la mitología y cultura griega. Como ya se sabe, los griegos no solo fueron pioneros en el desarrollo de las artes, las matemáticas o la filosofía occidental, sino también lo fueron en tratar con naturalidad -y frecuencia- las relaciones homosexuales. De modo que no es de extrañar que la homosexualidad no fuera un tema poco vinculado a la serie. Al parecer, Xena tuvo ciertos escarceos amorosos con Gabrielle, encubiertos por una bonita amistad que resultaba más que ambigua. En cualquier caso y ante pruebas no del todo concluyentes -Xena y Gabrielle se casan, por ejemplo- qué sexualidad tenían Xena y Gabrielle quedaba, en última instancia, a la elección del espectador. De todas maneras, la ambigüedad bien valió para que la serie y la heroína se convirtieran en icono lésbico.

ug

Xena y Gabrielle. Fuente: armariosdepapel.blogspot.com.es

Si a alguien le pica la curiosidad, le animo a ver la serie. Ágil y entretenida -y por supuesto ambientada en la Grecia Clásica-, combina la acción con tramas de amor, escenas cómicas y trágicas. Un compendio de géneros que satisface la aspiración de entretenimiento del espectador.

Publicado el diciembre 19, 2012 en Xena la princesa guerrera (The warrior princess). Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: